Entrevistas Y Reportajes Local

Temporada De Yoga En Cochamó Durante Febrero

Soy Carla Lara, instructora de Yoga Terapéutico de la escuela Ananda Marga y profesora de Historia y Ciencias sociales.

Hace un año, en paralelo a mi carrera profesional decidí instruirme en el Yoga como una necesidad de conocerme y llevar la vida de otra forma. Así, luego de un año de trabajo profundo, hoy me he vuelto instructora, dejando mi carrera para dedicarme a la enseñanza de esta hermosa experiencia que es el yoga. Esta vivencia dio un vuelco a mi vida, no puedo decir que el yoga cambió mi vida, más bien puedo decir que el yoga me enseña cada día a vivir la vida desde la simpleza de la práctica, del estar aquí presentes día a día, disfrutando, agradeciendo de vivir esta experiencia humana. Por ello, y porque soy una amante de la montaña, de la naturaleza y sus parajes que nos llenan el alma, he decidido pasarme una temporada dedicada a la enseñanza y práctica del yoga en el sur de nuestro país. Si hemos de viajar horas para desconectarnos de lo mundano, llenarnos de la hermosura de estos paraísos en el universo, debemos hacerlo con el corazón, con el cuerpo, con nuestra mente abierta recibir y aceptar transformarnos y llevarnos un pedazo de esta historia, esto es lo que deseo entregar, las herramientas para que respires la hermosura del estuario, del valle, para que respires Cochamo, para que este tiempo de tu vida no se te olvide jamás.

¿Qué es el yoga?

Un estado de unión entre mente y cuerpo donde la mente está absolutamente libre de pensamientos, cuando la mente esta por completo sin pensamiento.

¿Cuáles son sus beneficios?

Aumenta la flexibilidad del cuerpo, corrige los defectos de las glándulas y equilibra las secreciones hormonales. Equilibra el cuerpo y la mente, saca a la mente de los malos pensamientos y nos prepara para la meditación.

¿Quiénes lo pueden hacer?

Todos aquellos que quieran experimentar la plenitud de su ser, sintiendo su cuerpo, su alma, para todos aquellos que buscan ver con el corazón.

¿Por qué en el sur?

¿Por qué no? Existen paisajes tan hermosos, que poder explorarlos al máximo es una experiencia que no puedes desechar.

¿Qué necesitas?

La voluntad de aprender algo nuevo, la confianza de que puedes y las ganas de estar aquí compartiendo, conociendo. Ah! Y una colchoneta de campamento y una frazada.

¿Dónde estaré?

En las cabañas de Doña Ana en Cochamo los días lunes, miércoles y viernes a las 9 de la mañana a partir del 7 de febrero hasta el miércoles 28 del mismo mes.

La retribución es un aporte voluntario consciente, desde $2000 o lo que el corazón quiera y el bolsillo pueda.

Los espero llenita de amor para hacer de esta experiencia un hermoso momento de nuestras vidas.

Namaskar

Mi divinidad interna, saluda a tu divinidad interna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.